Yo respeto, pero…

images

Piensa en aquello que quieres para ti y para los demás… sí, tras unos instantes de meditación nos viene a la mente el “respeto”. Eso que todos decimos que hacemos, pero que no lo hacemos. Claro, es que… decir es infinitamente más fácil que hacer.

Nuestro deporte nacional consiste en prejuzgar y enjuiciar todo, dictaminar y opinar sin fundamento sobre cualquier cuestión, incluso sobre nosotros mismos. Y como ya he comentado en artículos anteriores, es fácil hacerlo, estamos acostumbrados ya que practicamos a diario; ya sea con mi vecino, con mi compañero de trabajo, con mi pareja, con mis hijos, etc.

¿Tan difícil es encontrar esa concentración en nosotros mismos, ocuparnos de nuestro entorno y en algún momento de nuestra vida, intentar ponernos los zapatos del otro? Pues parece ser que sí. Aunque podemos darle la vuelta. ¿Cómo se consigue? Según mi experiencia personal y profesional… desde uno mismo. Respetándose a sí mismo, no poniendo en todo momento problemas ni excusas a lo que hacemos, tratando cada día de superarnos aún con los problemas que nos acechan, y mirando más hacia dentro que hacia fuera. En la mayoría de ocasiones esa “maldad” que tengo hacia los demás, es mi propio reflejo de cómo me siento conmigo mismo.

Si miras fijamente a tu mano derecha y te concentras mucho en ella, llegará el momento que ni te acuerdes que tienes mano izquierda. ¿Qué quiero demostrar con este ejemplo? Si te concentras en ti, en tus objetivos, ilusiones, pasiones, tus metas, en aquello que te hace sentir bien… poco espacio y tiempo dejarás en tu mente para preocuparte de los “demás”, para prejuzgarlos o no respetar para nada su punto de vista.

Es extraordinario entender y comprender que somos únicos, solamente por ello, cada persona en este mundo es distinta a ti, y a mí. Y le podrá gustar muchísimo algo que a mí no me encandile. ¿Y…?

Respetar opiniones, gustos, colores, equipos de fútbol, partidos políticos, decisiones, religiones, etc. es algo que está todavía algo lejano de ser totalmente unánime en la sociedad, aunque de boca sí que lo es.

Paremos un instante a pensar en esa persona que tenemos delante de nosotros… ¿Lo respetamos? ¿O nos sale el “sí, pero…”?

 

Artículo publicado en Diario La Opinión el 11/11/2014

¿Alguna noticia positiva? ¡Por favor!

Piensa en positivo

Piensa en positivo

Miraba esta mañana las noticias, mientras desayunaba; increíble, no he visto, ni escuchado ni una buena noticia; desahucios, suicidios, peleas, contradicciones, falta de transparencia, crisis… no me refiero solamente a nuevas de nuestro país, sino que también a informaciones internacionales… ¿hasta dónde vamos a llegar?

¿Es que no hay manera que tomemos los seres humanos el sentido común y pongamos coherencia, calma, paciencia, equilibrio, tranquilidad… a todo esto? Prometo que esta mañana en mi ejercicio diario de afrontar el día con ilusión, motivación, alegría, etc. me ha costado más de lo normal. Y es que los informativos en televisión, radio, prensa, etc. no hacen más que dar este tipo de noticias. No digo que no sea la realidad; nunca la eludo, ni lo voy a hacer; por supuesto, sin embargo, cuando lo único que ves, que escuchas y que lees es todo negativo… ¡imaginemos como salimos a afrontar el día! Asustados por lo que me va a caer, no encontraré trabajo, la economía peor que nunca, me quejo, me enfado, para qué voy a sonreir…

Pido coherencia y sentido común; y puedo reiterarme y repetirlas tantas veces como me dé la gana, igual que se ponen las noticias negativas en los informativos, ¿no? No demos la espalda a la realidad; pero, por favor, pónganme alguna noticia con algo de optimismo, positiva, más de uno agradecerá el gesto, a más de dos les vendrá bien; y a más de tres les dará hasta ganas de sonreír.

Agradezco desde aquí a mi amigo Luis Tesón y a todo su equipo de la Panadería La Colegiala de Murcia la gran labor que hacen para, mensualmente, hacer un Noticiario Positivo, A Leocadio Martín, por su sabiduría; a mi Sweet Team de Twitter, porque siempre están ahí; a los integrantes del equipo de fútbol del CD Esparragal, en cualquier momento te sacan una sonrisa; a LOS 12, porque ellos apuntan un  diario, a QAH por su entusiasmo y juventud, le agradezco a toda aquella persona que sea capaz de sumar, de agregar y de aportar positivismo a un enfoque tan negativo, su ilusión por ilusionar a los demás, dependiendo de lo que vean, escuchen o lean; hago mención a bloggers y blogs que trabajan para todo ello, Noticias Positivas entre otros; y tantos y tantos seguidores y usuarios de Twitter, Linkedin, Facebook, etc. Y tantas y tantas personas, que, afrontan la dura realidad con una sonrisa, con una ilusión y con pasión en lo que hacen…

Y gracias a las personas que quieren mejorar cada día, que lo están pasando mal, y cada vez más confían en profesionales para encontrar una ayuda o un camino, para que por sí mismas sepan dirigir su propia felicidad. Son mis PERSONAS.

A todos ellos: GRACIAS!!

Porque también podemos ver la parte más amable de la realidad 

No esperes sentado mientras el mundo gira

¿Conocéis la expresión “espérate sentado”? Pues hay quien se la toma al pie de la letra. Y esperando… transcurre su vida.

Hace tiempo me di cuenta que mientras espero el mundo gira y cuando quiero despertar me encuentro atrasado a años luz del momento presente. ¿Y qué hago para invertir la situación? Ni más ni menos que darme cuenta de ello, ser consciente y reaccionar, ya que por más que pueda pensar que estoy sumido en una terrible estanqueidad de mi vida, si no doy el paso de cambiar, todo seguirá igual, incluso será peor, ya que seré consciente de que no avanzo.

La espontaneidad, la originalidad, la sonrisa, la pasión, la ilusión, el entusiasmo, la motivación, el positivismo… son la mejor compañía que podemos tener. Y como siempre reitero, bastante mal está todo ahí fuera para que también seamos partícipes de ello. El cambio está en nosotros. No esperemos de nadie una palmadita o una ayuda, y si la tienes, será esporádica o momentánea.

Tienes a tu lado siempre a la misma persona: . No te quedes parado, muévete y cambia tu ACTITUD,  cambiará tu entorno; si sonríes te sonríen, si perdonas, te perdonan, si escuchas, te escuchan… No lleves por bandera la insolencia o el egoísmo y dedica el tiempo que tienes a disfrutar de la vida. Y claro que no debemos dar la espalda a la situación; por eso mismo te enfrentas a ella con valentía y coraje. Si la temes es peor, volverás a quedarte sentado…

No pongamos las excusas de siempre; la crisis, la falta de tiempo, los niños, mi jefe, el sueldo, las pocas ventas. Solo servirán para mantenernos cerca del pozo y ponernos una venda emocional que cada día daña más nuestra mente.

Prometo no resignarme y no esperar sentado nunca, porque si espero mi mundo se para, mi música no se escucha, mis libros no se leen, mi amigo no me cuenta nada, mis padres no me creen, mi pareja no me siente, mis compañeros no me tienen en cuenta, y yo… dejo de vivir.

Si me espero sentado a que pase la vida, no me daré cuenta de que la estoy deteniendo