Doce personas…millones de valores

 

 

         … Y después de dos meses sin pasarme por aquí, ya está bien de ir poniendo “excusas” y dedicar un rato de tiempo a once extraordinarias personas que conocí el pasado mes de Agosto y se merecen, ¡qué menos! un hueco en este espacio.

Gracias al proyecto que estoy iniciando en mi vida profesional, hice un Curso de Coaching en Alicante, y ya no hago mención a lo extraordinario de lo aprendido, de lo estudiado, de lo disfrutado… sino que… resalto en mayúsculas a las PERSONAS que han formado parte de este curso, y no lo hago por rellenar páginas en blanco, sino porque se lo merecen y porque me apetece dedicarles a cada uno de ellos estas palabras, por supuesto, mi proyecto también es suyo.

Y por eso me voy a dedicar a las personas, porque cuando sacamos lo mejor de nosotros mismos, es que podemos llegar a ser muy buenos. Y siempre digo lo mismo, si cuesta lo mismo ser malo, que bueno; o ser positivo que negativo; ser pesimista que optimista, ¿por qué no elegimos siempre lo que más nos beneficia? Y es que la mayoría de las respuestas que recibiría, serían del estilo, “no es tan fácil”. Claro que no es tan fácil, pero nosotros nos encargamos de complicarlo. 

Y cuando convives con un grupo de personas, en un grupo de trabajo, en un curso, en una excursión, en un viaje, en un equipo deportivo, etc. se nota cuando pones toda la carne en el asador, y cuando eso se hace… sale lo mejor de ti mismo y todo se vuelve… una balsa de aceite.

Me refiero a la actitud que tienes y que tomas en determinadas circunstancias, si quieres, lo puedes realizar, hace más el que quiere que el que puede, un éxito se valora por las veces que te levantas del fracaso… y tantas y tantas frases como leemos en libros de autoayuda, blogs de positivismo, etc. Todo se basa en lo mismo; todo se basa en TI.

Y cuando pones toda tu ilusión y tu énfasis en algo que te gusta, te queda de lujo. Y eso es lo que pasó en ese curso; doce personas ilusionadas, con ganas de aprender, con ganas de escuchar, con ganas de atreverse… ¡con ganas!

Cohesionas de manera natural, cada cual con sus paradigmas, con sus valores, con sus pensamientos, con sus “cosas”; pero cuando eso lo dejas al margen, te centras en aprender, en disfrutar y en valorar… lo que estás viviendo en ese momento… es lo mejor que te puede pasar.

En cada momento disfruto de cada detalle que me ofrece la vida; y eso me hace estar feliz. Y yo fui feliz en cada detalle que los once me ofrecían…

… Y aprendes a:

          Ser valiente

          Ser creativo

          Ser honesto

          Ser constante

          Ser coherente

          Ser profesional

          Ser respetuoso

          Ser amable

          Ser niño

          Ser una sonrisa

          Ser fuerte

          Ser optimista

¡ Doce personas, doce valores… miles de sentimientos, millones de valores !

Gracias por enseñarme a conocerme mejor.

Anuncios

6 pensamientos en “Doce personas…millones de valores

  1. Gracias Amigo,…para mi eres, ante todo, una gran PERSONA….. a la que si he podido aportar algo de mi humilde vida y ser, me alegraré desde lo más profundo de mi corazón…… Pero que sepas, que yo también he aprendido muchas cosas de ti…..y por supuesto, las que todavía te quedan por enseñarnos………Un Saludo……… 🙂

  2. Una entrada genial, muy en tu linea, siempre optimista y siempre con ganas de vivir la vida y dar el máximo de tí mismo. Sin duda es una gran suerte el encontrar personas como tú en mi camino y me siento afortunada de caminar a tu lado aunque solo sea en 2.0. Muy afortunadas esas doce personas de poder conocerte Alive ya que en apenas 50 caracteres cada día pones una sonrisa en mi rostro e iluminas mis días con tu teoria del vaso lleno, no puedo imaginar lo que sería poder tener una conversación contigo que durara aunque fueran solo 15 minutos, jeje. Tus entradas siempre hacen reflexionar y valorar la vida con todos sus pros y sus contras, eres genial!! Un saludo y felicidades por el blog :))

    • Gracias Ali, no es cosa mía, es cosa de personas como tú, como Juan Luis, como David, como Luis, como Leo, como tantas que queréis y queremos viajar en el lado amable de la vida… Lo hacemos posible porque sabemos sentirnos bien…y se trata de arrastrar a la mayoría de la gente que tenemos a nuestro lado. Y como suelo decir… la vida es demasiado dura para que la pintemos de negro… Un beso y gracias por tu comentario!!

  3. Hola a todos.
    Mi nombre es Antonio y como vosotros tambien tengo el placer de conocer a yvan.
    Aqui os envio un correo recibido de un buen amigo en el que habla de la madurez la cual considero que complementa todo lo hablado .
    Espero os sirva un poquito a cada uno de vosotros. Un abrazo.

    La verdadera madurez no llega con los años sino con la comprensión.
    Comprender como funciona realmente la existencia nos ayudará a llevar una vida más relajada y libre de tensiones innecesarias y sufrimientos auto- inflingidos.

    Madurez es aceptar el curso de las cosas tal como van llegando, no luchar contra lo que ya es, vaciarse de deseos vanos y metas inalcanzables, llenar cada segundo de nuestro día con la alegría y el gozo de simplemente ser.

    Madurez es comprender que cada segundo es único e irrepetible, que lo que tenga que ser será con o sin esfuerzo, que resistirse es sufrir pero aceptar es encontrar la formula de la felicidad sin causa.
    Es despertar del sueño profundo que has creado para ti y para todo lo que te rodea y comprender que lo que llamas malo, feo o desagradable es lo que se sale del guión y no colabora con tu sueño y lo que llamas bueno, bendición y triunfo es lo que se ajusta a lo que estás soñando.
    El problema es que nada ni nadie ha sido cread@ para existir en el sueño de otr@ y tarde o temprano se mudará para habitar por un tiempo en otro sueño diferente, su propio sueño.

    Madurez es entender que esta vida es una estación y que solo lo que vives te quedará, restarle importancia a todas las exigencias del mundo que te esclavizan innecesariamente, gozarlo todo, dejarte llevar como una nube en el firmamento a merced de la brisa, sin tener ninguna opinión, buena o mala, al respecto.
    Es entender que si vives proyectad@ hacía afuera estarás siempre comparando y anhelando ser un poco de cada ser que observas, tendrás como modelo a millones de personas y cada una de ellas te creará un deseo distinto, y es muy difícil vivir queriendo ser todo menos lo que eres.
    Aceptarse y aceptarlo todo, eso es madurez, isntalarte en el amor por ti mismo con total entrega a lo que es, desligarte de la opinión ajena y de la de tu propia mente, cuando maduras comienzas a existir desde tu ser independiente por completo de lo externo, en un estado imperturbable en el cual ya nada puede dañar, nada puede ofender y no hay nada que temer.
    Porque al fin entiendes que el mundo que ves es tu creación, que si lo aceptas todo es adecuado, todo se pone en su lugar y es perfecto gracias a tu nueva visión.
    Cuando maduras, te echas hacía atrás y observas el mundo desde tu nueva comprensión, entonces puedes reírte de tus pasados conflictos, temores y preguntarte como fuiste capaz de sobrevivir en medio de tanta lucha y ceguera.

    Madurez es alegría de vivir, entrega total al flujo de la existencia, conexión permanente con tu conciencia, es vivir despierto viendo la realidad como es y no distorsionada por las proyecciones de tus deseos y paradigmas, estar consciente la mayor parte del tiempo, atent@, alerta, viv@, plen@, esto es madurez…..

    • Buenas tardes Antonio, y gracias por compartir en este Vaso tus aportaciones. Me alegra mucho tenerte por aquí, sin embargo no estoy demasiado de acuerdo con algunas cosas que hay en el texto que has publicado. Desde mi punto de vista no hay que “tragar” con lo que te presentan o con lo que supuestamente está ahí para tí. Siempre se puede cambiar, y a mejor; pienso que no es madurez el aceptar el curso de la vida tal y como va llegando. Te hace ser independiente; correcto; pero para crecer, para vivir y para tener ilusión. Y no hablo de ilusiones ni deseos prohibidos o imposibles. Hablo de ilusiones reales.Está claro que no es bueno tener un yo ideal; porque nunca lo podremos alcanzar, sin embargo, ¿qué hay de malo en mejorar, qué hay de malo en no conformarte con lo que tienes?…
      Acabo con una reflexión; si la persona es feliz dentro de esa “madurez cómoda” de la que habla el texto… Amén.
      Es lo que siempre digo, mi felicidad no es la misma que la tuya; los caminos para estar en ella pueden ser muy distintos a los tuyos. Pero el estar en ella… MOLA!!

      Un abrazo.

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s