Utiliza la compasión…con pasión!!

  1. Déjate ayudar y ayudarás a los que tienes cerca !!

Descubriendo y conociendo a las personas que están a tu lado de verdad; encontrarás el equilibrio entre tener compasión y tener pasión.

Y utilizando el juego de palabras que se me permite, hablaré de ambas e intentaré buscar lazos de unión entre ellas para comprenderlas, entenderlas y armonizarlas.

La compasión es la capacidad que tenemos los humanos para comprender y entender los dolores o penas emocionales de los demás; es decir, la empatía en su grado más álgido. Si bien a la hora de conocer a las personas, antes de enjuiciar sus valores, sus pensamientos, sus ideas debemos conocerlas; y digo esto porque en el caso que nos ocupa, y aunque parezca políticamente incorrecto lo que voy a decir, pienso que la lástima hay que tenerla con cautela y con el compromiso exigente de los acontecimientos que envuelven a las personas.

La pasión es un sentimiento o emoción intenso que determina la manera de hacer alguna cosa. Siempre la ligo con la emotividad, con los mejores pensamientos, con la felicidad, es dedicarse en cuerpo y alma a elaborar lo que pretendes. Es primordial disfrutar con lo que haces; y la pasión tiene su vital importancia en ese juego.

No hablaré de pérdidas de seres queridos, ni de pobreza, ni de temas obvios, aunque en próximos post serán tratados; por ahora, ni que decir tiene que es la fatalidad más grande que una persona puede sentir en la vida. Trataré de ver a la persona que necesita compasión de una manera distinta a la que pueda ser evidente.

Las personas bajo las decisiones que toman en la vida van encontrando varios caminos, el cúmulo de ellas dará como resultado el viaje que realizan en sus vidas. Aún en los peores momentos noto cierto alivio al hablar de ello, porque quizás, este movimiento positivo que vislumbro desde hace unos meses, es alentador; antes me resultaba extraño apreciarlo, incluso se podría pensar que los que pensábamos en positivo estábamos locos. Ahora; después de leer, de observar, de pensar… veo que es la senda idónea; incluso ya el marketing, la publicidad, las grandes marcas, etc. se mueven en estos parámetros y condicionantes.

Nunca estás solo, siempre hay alguien que te aconseja, que te habla, que te emociona con sus palabras; habitualmente, los más allegados, familiares y amigos íntimos, porque observan que no encuentras tu camino, tu ruta o tu trayecto para encontrar aquello que más anhelas. Sigues tropezando en la misma piedra una y otra vez, no quieres abrir los ojos, no quieres escuchar y aunque los demás te dicen y te hablan, piensas que están equivocados. Y claro, cuando te caes, siempre está la persona que está a tu lado, y te ayuda a levantarte una y otra vez, porque a ti te cuesta hacerlo, sin más porque no quieres o no te apetece; o como se dice en el mundo del Coaching, permaneces en la Zona de Confort.  Necesitas la “compasión” de los demás para tenerlos cerca y decir una y otra vez… No volverá a suceder; pero una y otra vez “sucede”. Esa compasión se puede volver contra ti, y la empatía de los que están a tu lado podría desaparecer.

Cuando tropiezas contra una pared, y alguien te dice que no vayas por ahí porque te darás de bruces…la primera, o la segunda, o incluso la tercera vez te ayudarán a levantarte, te tenderán su mano…pero cuando sucede la cuarta vez…

Las personas que nos rodean nos echarán una mano las veces que haga falta, para eso el ser humano se precia y se valora; pero por más pasillos, alfombras o empujones que te den, si tu no quieres utilizar esa ayuda para no darte más testarazos en la pared, seguirás haciéndote heridas y por ende abrirás grietas con los que te aprecian de verdad. Ellos le ponen pasión a ayudarte y desean que tú lo hagas con tu vida, no te estanques ni te cobijes en zonas peligrosas para tu bienestar. Te entenderás mejor con todo, incluso contigo mismo, y no dejes de sonreir, que ayuda.

Ya en algunos de mis anteriores artículos hablada de pasión; como componente esencial en nuestra vida; y como ocurre con los ingredientes que añadimos en un plato; éstos deben estar en su justa medida; no nos debemos quedar cortos, ni pasarnos… el sabor final dependerá de nuestro grado de equilibrio.

Busca tu grado pero sobre todo, búscate a ti mismo y no hagas oídos sordos a los sienten compasión por ti.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s